Caminando con Jesus

Click here to edit subtitle

                                                                                                                                                              
                         Reflexion ante el dolor de la perdida de un ser querido

El Amor y la Paz de nuestro Señor Jesús este con ustedes, por más que uno diga o piense nadie al momento del dolor por la partida de un ser amado, está preparado.


Nadie lo está, por más consciente que se estés de esta realidad, y de que en el fondo sepas que no lo puedes evitar, no estás preparado para ese momento tan especial de la vida, el saber y entender que el ser amado sea ha ido y no lo volveremos a ver aquí.


Pero a la vez es el momento de dejar que el amor de Dios te llene y desde dentro de ti salga para ser fortaleza para los demás. 


Es el momento en que la Fe y el Amor vengan a ser soporte de nosotros,  como los fueron aquellos hombres valerosos que sostuvieron los brazos de Moisés durante la batalla del pueblo de Israel, mientras Moisés los tenía arriba el pueblo de Dios triunfaba, si los bajaba el pueblo de Dios sufría la derrota, y en el cansancio de Moisés, vino Aarón, su hermano y otro más y le sostuvieron los brazos para que el pueblo de Dios ganara la batalla.


Así la Fe viene a sostenernos en ese momento y nos afirma de que el ser amado esta con Dios, y  nos permite agradecer los momentos vividos con esa persona, y recordar los momentos en que el Amor fue sembrado en nuestros corazones, por el trato, por la sonrisa, por la presencia, por el cariño, por la vida.


 Al final solo queda el recuerdo amoroso, las anécdotas vividas,  incluso aquellos regaños que nos hicieron recapacitar y recobrar el camino correcto lo recordamos con amor.  Así afirmamos las palabras del apóstol que dice en su carta: “al final solo quedara el amor”.


Y con el vendrá la esperanza y la certeza de que el ser amado está ahora en la casa del Padre, donde nos esperara a nosotros, porque al final esa es la meta del cristiano,  como dice la canción “una sola cosa quiero y esa pretendo habitar en la casa del Señor todos los días de mi vida”


 Mientras la Fe, la Esperanza y el Amor te sostengan en ese momento, el dolor estará ahí, pero saldrás victorioso de la batalla y podrás ser fortaleza para aquellos que necesiten más del consuelo y del apoyo.


 De que duele, duele, Jesús mismo lloro ante la muerte de Lázaro;  para mí, y estas son palabras mías,” es el alma que grita la ausencia del amor que no recibirá de esa persona”, pero tú tienes que convertir en esa ausencia en recuerdos fructíferos que te ayuden a ti y a los demás a continuar el camino y prepararse al final de la vida,  para el encuentro de nuevo.


 Por eso en este momento aunque duele, los recuerdos de amor florecen de repente como un  jardín que después del azote del invierno, viene a despertar ante la fragancia de la primavera, y a florecer y llenar el ambiente de sus perfumes.


 Aunque pensemos que ella vivió un invierno ante su terrible enfermedad, dentro de ella tenía la primavera del Señor que la mantenía con esperanza, con fe, con vida. Por eso siempre tenía una sonrisa para el que la visitaba, para el que le pedía ayuda, para el que la ayudaba, para todos siempre tenía una sonrisa, aunque estuviera viviendo el invierno de su vida.


 Dio testimonio de fe, de esperanza, de deseo de vivir, de agradecimiento a Dios, por eso no tuvo tiempo en estos dos años y ocho meses aproximadamente, para quejarse de sus terribles dolores, ni rechazar su enfermedad, ni mucho menos de culpar a Dios, por eso el por qué no lo escuchamos, porque siempre  decía para que,  “para que a través de mi enfermedad los míos, a quienes me diste a cuidar te encuentren a ti”.


 Ha partido un gran tesoro de mi niñez, de mi juventud, de mi vida, se ha ido la joya de mi tía,  pero mi fe me dice, ahora tienes otro tesoro más en el cielo que intercederá por ti.

 Que Dios te bendiga siempre tía Blea, Amalia de mi corazón





                       

 REFLEXION LAS ALERGIAS 


 El Amor y la Paz de nuestro Señor Jesus este con todos ustedes mis hermanos.  Recientemente en el trabajo tuve un envenenamiento o ataque de alergia por algo que comí, que fue, existen las dudas en tres productos: o fue un hot dog o  fue un chocolate o fue un café, fueron los tres alimentos que tome desde las 2.39 a 3 pm que me dio el ataque.


Al principio los ojos empezaron a hinchárseme  y la cara a tal nivel que los compañeros de trabajo se dieron cuenta y me buscaron un anti-alérgico, pensé que la cosa no iba ser mayor de la hinchazón, pero empecé a perder poco a poco la voz, se me fue poniendo ronca, y mas ronca, y fue el momento de tomar una decisión de irme para el hospital, sabia decisión, me atendieron me injertaron  y a las 4 horas me despacharon para mi casa, la voz volvió poco a poco y la hinchazón al momento que les gravo este mensaje todavía existe, pero menos, mucho menos, yo que soy de raza china, tengo los ojos totalmente achinados en este momento.   Cuando le pregunte a la doctora que tenia que hacer para evitar que esto pase, me dijo no hagas lo que hiciste desde la 2:39 a 3:00 pm


Gracias a Dios todo fue un susto, que no se complico por mi decisión de ir al medico.  Todavía me siento por los medicamentos un poco mareado y agotado, pero bien.  También el medico me dijo que si que podía viajar al día siguiente ya que tenia un retiro que participar en Colombia.

Estando hoy en el retiro en Colombia, empecé a pensar en lo que me había pasado y me llego a mi corazón este pensamiento.   Cuantas veces nosotros nos intoxicamos o nos envenenamos no tan solo nuestro cuerpo, sino también nuestras almas y muchas veces no nos damos cuenta hasta que la situación es grave y caemos en la muerte espiritual, en el pecado.


Cuantas veces esos ataques de alergias llegan a nuestros almas y no nos damos cuenta, porque en nuestros cuerpos se nos nota en las manos, o en un rash que nos sale en el cuerpo, o en la cara etc. Pero en el alma, no nos damos cuenta aparentemente.


Cada vez que coqueteamos con las tentaciones, o le damos cabida a los pecados veniales, va creando en  nuestras almas esa alergia, pero alergia a la gracia de Dios, empezamos poco a poco a alejarnos de ella.


Si has estado en coqueteando con las tentaciones o cometiendo pecados veniales o mortales te recomiendo que visites al medico de Dios.


En esta cuaresma visita al sacerdote y confiésate  para que la alergia, la intoxicación de tu alma se sane y puedas nuevamente sentir la alegría de tu alma y verla transparente.


Dios esta esperándote, el quiere sanarte, pero tienes que dejar que el te sane, en este tiempo de gracia y misericordia desintoxica tu alma en el sacramento de la reconciliación.


Ahora las palabras de la doctora tienen sentido no hagas lo que hiciste de las 2:39 a 3 pm, que fue el periodo que me intoxique, porque si lo hago puedo recaer de nuevo,  por lo que desde el punto espiritual también tiene sentido, no hagas de nuevo lo que hiciste que intoxico  tu alma.


Que Dios te bendiga te hablo tu hermano Felix Miguel Santana misionero de Cristo.




Jesucristo ha resucitado



             Esta frase del Señor encierra la voluntad y la fuerza de su amor por nosotros y por nuestra libertad:  “ Para esto he nacido, para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la Verdad” Juan 18:37   palabras dichas ante Poncio Pilato durante su passion.


      “Para esto he nacido”,  y nosotros hemos nacido para dar testimonio en El de la Verdad, cada uno de nosotros tiene una misión que cumplir en esta efímera y hermosa vida, de ser testigo y luz de la verdad para los demás, empezando por nuestros hogares y nuestros familiares, aunque aquí es donde mas dura es la batalla, pero también aquí es donde mas grande es y será el triunfo.


       Para esto Jesus nos ha enviado al mundo a llevar su palabra, a ser testigos con nuestra manera de ser, de actuar, de dar y de vivir, a un mundo que nuestro Papa denuncia con estas palabras: “ la Vida es mas fuerte que la muerte” refiriéndose a la facilidad con que el mundo hoy actúa a favor o en complacencia ante el aborto y la eutanasia; “ el bien es mas fuerte que el odio”,  esta sociedad cada día se encierra mas en si misma, limitándose así su capacidad de amar y de perdonar; “ la verdad es mas fuerte que las mentiras”, en una sociedad donde cada día mas se vive un relativismo, que  quiere opacar la luz de la verdad.


      A este mundo Dios nos ha enviado a ser testigo de El, y es por El y en El que daremos frutos, como lo hemos estado dando gracias a su inmensa misericordia y amor.  Él es la Verdad, no es mi pensamiento o mis deseos o mis caprichos, por eso durante la cuaresma y en cada cuaresma, la Iglesia llama a dejarnos sumergir en la muerte de Cristo para ver vivir en su Resurrección.    Es hacer nuestras las palabras de Pablo “ya no vivo yo, sino Cristo en mi” o las palabras de Juan el Bautista “ a El toca crecer a mi morir”, aunque duela, pero mas duele vivir la eternidad sin ver su rostro.


      Por eso en la madrugada del día de la resurrección un grupo de mujeres de valor (como tu que lees esto y sirves en la Iglesia) salieron a la tumba sin ser un obstáculo la realidad de que había que quitar una enorme roca para llegar al cuerpo del amado, fueron al sepulcro, no se desanimaron ante esta realidad, y al llegar, la roca había sido movida y la tumba estaba vacía, y el amado había resucitado.  Así mismo hemos enfrentado obstáculos y lo seguiremos enfrentado cada vez mas,  y no nos hemos desanimado, y no nos podemos desanimar, y al llegar hemos encontrado que el Señor tiene control de todo, y hemos visto su Gloria y la seguiremos viendo mientras hagamos su voluntad.


      Hoy día en su resurrección recordamos que durante dos mil años los cristianos, sus hijos liberados, han proclamado al mundo que Él vive y cada uno de ellos ha vivido en sociedades donde la oscuridad ha tratado de ocultar la verdad. Hoy nos toca a nosotros en esta cultura de la muerte como la llamo nuestro querido Juan Pablo Segundo seguir siendo testigo y luz del Cristo Glorioso y Resucitado.


      Gracias por ser la familia que somos en Cristo Jesus, aunque no te conozca, pero el Espiritu Santo que nos guia si te conoce y me conoce  y  les dejo las palabras de Emaús: “ Jesucristo ha resucitado”